Iglesia Reencuentro Lanus Iglesia Jesús Pan de Vida Iglesia Cristiana Los Rescatados Iglesia Del Dios Viviente
Ujieres
La función del ujier es de gran responsabilidad e importancia.
Tiene un trasfondo bíblico en los porteros del Antiguo Testamento (1° Crónica 16:38; Nehemias 7:1; Jeremías 35:4).

Se trata de una función espiritual, no solamente mecánica. Requiere preparación espiritual previa como cualquier otro ministerio. Se debe orar para estar preparado personalmente antes del servicio. Se debe orar, también, por el servicio y todos los que han de oficiar. ¿Por qué otras cosas se podría orar antes de llegar al servicio? ¿Habrá razón para orar también durante el servicio?

Esa función espiritual de los ujieres es frecuentemente ignorada o subestimada. Es importante meditar sobre esto, e incluirlo en las consideraciones que atañen a este importante cargo.

Un ujier podría inclusive tener funciones de consejería en ocasiones. Es importante ser observador. A veces llegará gente a la iglesia con cargas emocionales evidentes. Necesitarán a alguien compasivo y alerta que les extienda una palabra de amor y ánimo, o que ore con ellos, o que los refiera a un pastor o anciano de la iglesia para ministración. Esto se deberá hacer con extremada delicadeza y discreción.

La actitud del ujier es absolutamente importante. Algunos elementos importantes de esa actitud:

1) Confianza en sí mismo y en el Señor
2) Autoridad espiritual
3) Simpatía
4) Espíritu de servicio
5) Humildad
6) Paciencia
7) Diligencia y dinamismo
8) Mentalidad de excelencia


La recepción de las personas que asisten a la iglesia debe ser cortés y amigable, con un balance adecuado. No se debe ser demasiado simpático, ni tampoco demasiado serio. Se debe evitar tocar a la gente. Algunos se sienten incómodos con este tipo de trato. El balance es importante.

Una sonrisa agradable, un tono amigable al saludar, una palabra de bienvenida, una mirada directamente a los ojos—todo esto es absolutamente importante.

El ujier es la primera cara de la congregación, la fuente de la primera impresión que recibe la gente cuando llega por primera vez a la iglesia. Se trata de una gran responsabilidad. Hay que estar siempre consciente de este hecho, para mantener la actitud correcta en todo tiempo.

Muchos visitantes no tendrán ningún otro contacto con gente de la iglesia, excepto con el ujier cuando entran. Ese hecho es extremadamente importante con respecto a si vuelven a la iglesia o no. Por eso necesario que los ujieres se aseguren de saludar a la gente cuando llegan, sobre todo si no los han visto antes, y hay una posibilidad de que sean visitantes.